Rañas de Cañamero.

Rañas de Cañamero

Localización y accesos:

Estas típicas plataformas sedimentarias se encuentran al sur del puerto de Puerto Llano, a lo largo de la carretera (EX-116) que conduce desde Guadalupe a Villanueva de la Serena.

Interpretación geológica:

Se trata de las mayores formaciones sedimentarias de origen continental de las Villuercas. Están constituidas por amplias capas superpuestas de materiales arcillosos y arenosos de color rojizo-amarillento, que constituyen la matriz que engloba numerosos cantos redondeados de cuarcitas, areniscas y a veces pizarras.

Su origen es aluvial. Es decir, es el resultado de un transporte de materiales arrastrados por las aguas fluviales y depositados en estas llanuras o cuencas sedimentarias en las que se ven ahora. Los materiales proceden de la erosión que se produjo hace aproximadamente dos millones y medio de años, a causa de movimientos tectónicos producidos durante la última fase de la Orogenia Alpina y de la climatología (cambios bruscos de temperatura y fuertes tormentas) que erosionan las rocas más expuestas o elevadas tras esos movimientos tectónicos.

Las Rañas de Cañamero, Alía, Logrosán y Valdecaballeros constituyen en su conjunto una extensa planicie triangular, abierta hacia el sur y con el vértice superior apuntando al amplio sinclinal del valle del río Ruecas.

A las Rañas se les ha atribuido una ambigua edad Pliocena o Pliocuaternaria (entre 2 y 3 millones de años), en función de que en ocasiones se encuentran recubriendo materiales arcillosos depositados en el Mioceno (23 – 5 m.a.) en sectores próximos a Las Villuercas, siendo objeto de un intenso debate científico multidisciplinar por su gran interés geomorfológico, edafológico, estratigráfico y paisajístico.

 

Atractivos de la visita:

Observaremos la geomorfología de estos depósitos sedimentarios, que resulta muy sencilla pues originan siempre extensas plataformas, “mesas” o mesetas, separadas unas de otras por los ríos Ruecas, Silvadillo y Guadalupejo, o por los profundos encajamientos de los barrancos, debido al escaso grado de compactación de sus materiales fácilmente erosionables.

En las grandes depresiones tectónicas, debajo de los conglomerados cuarcíticos de las Rañas, se localiza un nivel de considerable potencia de arcillas margosas de colores rojizo-amarillentos, que corresponderían al período Mioceno, las cuales solamente son observables en el fondo de algunos barrancos y en determinados lugares donde se han realizado profundos desmontes. Por ejemplo, en los taludes de la carretera de Villanueva de La Serena a Guadalupe, en el término municipal de Logrosán.